Closos de Ca’n Gaià

 
 

 

Historia

 
El poblado de los Closos de Ca’n Gaià se encuentra situado en el término municipal de Felanitx, más concretamente en las inmediaciones del núcleo urbano de Portocolom. En la actualidad existe una carretera que lo corta por la mitad, pero que facilita el acceso, esta comunica el citado Portocolom, con la carretera que lleva a s’Horta. En relación al mar, lo encontramos a unos 700 metros. Los terrenos que la rodean se caracterizan por su pedregosidad, afloramientos constantes de la roca madre y arcillas muy rojizas, que forman las tierras más típicas de la zona. Las condiciones climáticas tienen como constante más importante la escasez de lluvias, fenómeno que da lugar a una vegetación de monte baja, con pocos pinos, y muchos acebuches, lentiscos, romero y otras especies asociadas.

Pero será ya en los años sesenta cuando los Closos cogieron más protagonismo, ya que en 1965 se construyó la carretera de Portocolom a S’Horta, destruyéndose parte de las estructuras del yacimiento. Este acto vandálico, que quedó con impunidad total, al menos hizo posible iniciar su estudio. Así los Dres. Otto German Frey y Guillem Rosselló Bordoy iniciaron los trabajos de limpieza de la basura de todo el poblado, y posteriormente de la planimetría y fotografía de todo el complejo (Rosellón y Frey, 1965). Aun así no se profundizó con la excavación de las navetas.

También hay que destacar la inclusión del yacimiento dentro del catálogo de Mascaró Passarius, y que se publicó en 1968. Este hecho posibilitó su teórica protección bajo la ley de Patrimonio de aquel momento.

Desde esa última vez no se han realizado más investigaciones significativas, salvo las que inició el Laboratorio de Prehistoria de la UIB desde 1996.

Aun así su integridad se ha visto amenazada constantemente. En 1991 unas remociones de tierras afectaron parte del complejo monumental II, una de las partes con más interés científico de todo el yacimiento. Al año siguiente (1992) se realizaron nuevos destrozos, aún más importantes; y que afectaron de nuevo al complejo Monumental II. Los actos vandálicos no se detuvieron aquí, y así en verano de 1997, y mientras se estaba realizando la campaña de excavación se llevaron a cabo diferentes remodelaciones en un solar vecino, donde se localizaron varios restos, que se vieron afectados. Finalmente en 1999 unas modificaciones en la Red ​​de aguas del Golf de Vall d’Or afectaron también a los Closos.
 
 

Ruta de los Closos de Ca’n Gaià